Poetas invitados





    Espacio destinado a la inserción de trabajos de poetas vinculados por la amistad y el amor a la poesía. El requisito para la inserción de un poema es la excelencia literaria, pues el fin último de este altruista ofrecimiento es que el lector, a su paso por estas páginas, tenga a su alcance un material de contrastada calidad, creado por autores no "oficialmente" consagrados.

 

ADRIÁN PÉREZ CASTILLO
· Brumas de algodón



"Brumas de Algodón", poema del poeta riojano AdriánPérez Castillo.
Video-declamación en la voz del espléndido rapsoda Julián Leguineche.


 

CUATRO AUTORES
· E. Dominique Jollivet: El frio sol
· Felipe Fuentes García: Este filo del tiempo
· Óscar Distéfano Miers: La mano
· Tania Corrêa Alegría: Tropismos


Poemas de los autores del libro: En la ebriedad del bosque.
Video-declamación en la voz del espléndido rapsoda Julián Leguineche.




 

VENEZIA LESSEPS
· Releo el mar
· Oración para una madre
· El soneto


"Releo serenamente el mar", poema de la poeta Venezia Lesseps .
Video-declamación en la voz del espléndido rapsoda Julián Leguineche.



ORACIÓN PARA UNA MADRE

 

Gracias, diosa mía, por sentirte.
Gracias por no haberme creado como a los demás:
insensibles, tozudos, ostentosos, asexuados
e ignorantes como perros.

Gracias por haberme formado
a tu imagen y semejanza.
Odio a Wolfe y a Carver,
madre, lo juro.
Seguí tus enseñanzas.
Las seguí, lo juro,
odio a Wolfe y a Bukowski.
Por qué me rechazas entonces,
madre.

Madre, te amo.
Te amo, madre.

Ya somos una muchedumbre.
¡Me cuesta tanto olvidarte!
«Allo, allo maman, bobo,
maman comment tu m'a fait j'suis pas belle »

Madre, viví en Clitemnestra
y ahora soy Orestes, madre.

No puedo olvidarte,
olvidé quién soy,
no sé quién soy,
madre, por qué me creaste así.

Somos muchedumbre
los paridos por tu útero bendecido,
y…me cuesta olvidarte.
Madre, no soy así.

Lo intento, madre.

¡Pero me cuesta tanto olvidarte!

 

©  Venezia Lesseps
Poema recogido también en su blog: La columna etrusca.


EL SONETO

 

 

Si no has de serle fiel
por qué no lo profanas,
por qué no quebrantar ese cincel
que modela en tus manos finuras cortesanas.

Si has de ser meretriz
y entregarte a otro lecho,
si el tiempo ha de curar la cicatriz
de triste concubina que cabalga el despecho,

prostituye el poema que te sangra en las manos,
-pues no has probado vino superior a tu sangre-
Dile que le has mentido, muéstrale tu impostura,

si él acaso te amó, fueron amores vanos,
estériles intentos, carnada de palangre.
Haz de tu verso un verso sin ninguna atadura.

 

©  Venezia Lesseps.


 

JAVIER AGUIRRE ORTIZ
· Si Primavera ya tu sangre mueve
· Quién viene a ver el sol de este sepulcro


SI PRIMAVERA YA TU SANGRE MUEVE

 

 

Si Primavera ya tu sangre mueve,
si son sus olas ya tus amapolas,
si suena el corazón en las corolas
y llueve, llueve, llueve, llueve, llueve,

si ya el beso del sol fundió la nieve,
si de muertos adioses se abren holas,
si hablan siempre del mar las caracolas
y la yerba saluda el viento leve,

no apagues esa luz que te enamora,
no ciegues las ventanas de la vida,
no temas a la llama que te llama,

porque el único tiempo es el ahora,
porque el amor es la única salida,
porque aún arde la tarde mientras ama.

 

©  Javier Aguirre Ortiz


            QUIÉN VIENE A VER LA LUZ
            DE ESTE SEPULCRO

 

 

Quién viene a ver el sol de este sepulcro
donde la piedra iluminada nace,
donde la vida nace de la nada,
donde la noche pare el sol eterno;

quién viene a ver la luna dada vuelta,
la nada dada vuelta y dice todo,
la sombra dada vuelta y dice sol
y el hombre dado vuelta y dice dios;

quién viene a ver el sol de este sepulcro
donde el sepulturero resucita,
donde un tiesto la testa rebervera
y el palíndromo romo se hace añicos;

no me digas que no, que si la sombra
nos deja de vivir, será de día.

 

©  Javier Aguirre Ortiz.



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Petición de inserción
Ocultar