El canto de las veneras
Revista poética digital
PRIMERA ÉPOCA
Creada en noviembre de 2006
NUEVA POESÍA
Número actual de la revista: Primavera/2007 (Nº 1)                                                                 Fecha de la última actualización: 9-marzo-2007


      Poned la "venera”, la concha peregrina, en un raído chambergo y la estilizada calabaza de romero en lo más alto del enhiesto bastón de marcha y ya tendremos la estampa del peregrino eterno a la búsqueda del fin del mundo compostelano.
      Poco importa dónde estuviera la tumba de Santiago o la de Prisciliano. Tampoco importaban demasiado los otros fines del mundo de la Gallia, de la Britonnia o de tantos otros a lo largo de la costa atlántica de Europa. Ninguno tan histriónico, tan exultante de luces y de sombras esotéricas como el
finis-terrae gallego. Antes aún del druida y del muérdago, el iniciado y el iluminado siempre sintieron la pulsión mística, (iniciática), de seguir el camino del Sol y trasformar ese camino “al andar” como siempre había sospechado Machado.
      Y al amanecer, junto al mar misterioso del
fisterra, poblado de terrores, de leviatanes y sirénidos, anhelado durante tantas y tantas noches, con el agua salada bajo sus atormentados pies, el peregrino alzaba por fin sus ojos al cielo para comprobar que en el exacto solsticio de verano, el lucero matutino brillaba de una manera especialmente lánguida.
      No sospechaba el peregrino que “Venus desde el abismo lo miraba con triste mirar” a él y a los otros, los bien llegados, a los que de alguna manera habían atravesado por fin el río Lavacolla. En algún momento de esta verdadera historia, imbricada o incardinada en la leyenda más cierta, el cascarón del molusco bivalvo sirvió para ocultar a la irreverente mirada de los mortales el sexo de la diosa. Por eso, la concha venera o concha de venus y el pecado venereo.
      Después, todo decayó. La escolástica derrotó a la mística en una larga y encarnizada batalla social y la venera se degradó y devino en “tanga” vulgar o en “medallón aristocrático” de personajes venidos a menos.
      Realmente, la anterior es una preciosa leyenda, pero personalmente prefiero la “otra venera”, porque en ella late más la vida y, por ende, el sentimiento. La verdadera venera, la tierra densa de vena, esa es la mía. La gruesa vena de la tierra, las “líquidas veneras” o escondidos veneros de aguas cristalinas tan amadas por los poetas románticos. Leed a Bernardin de Saint Pierre y lo comprenderéis. Y las “sólidas veneras” que entregan su plata o su hierro en la
ferronia. Esas son las veneras que amo.
      Esas veneras entre peñascales de las que surge un río dónde el agua canta como una campana de cristal desde hace más de mil años, o eso dicen. O tal vez, el acompasado canto del martillo en la
ferronia.
      Entregadme a esas veneras. Esas son las veneras que amo.


 

 

 

Venus de Milo

 

 

    ENTRAR

      La revista digital, El canto de las veneras, nace con la vocación de liderar un espacio poético-literario en la red con la voz de autores tanto consagrados como principiantes avezados. Se nutrirá del dinamismo de las colaboraciones aportadas por escritores, amigos personales y entusiastas de la literatura que quieren compartir sus trabajos con los que se asoman a este espacio. Un punto de encuentro de colaboradores y amigos es el foro Nueva Poesía. Esperamos y deseamos que desde la vorágine de la red pueda el visitante encontrar en la revista un rincón de sosiego y el placer de una lectura amena.
      La revista
El canto de las veneras mantendrá una periodicidad trimestral paralela a las estaciones del año.

El consejo de redacción

Página optimizada para una resolución de 1280 x 1024 px y para Internet Explorer